Toque en Contacto con tu Bebé

La piel es el sistema corporal más grande. Es a través de ella que sentimos los cambios de temperatura, el tacto; y es a través de la piel que empezamos a conocer el mundo. La piel del bebé en el útero recibe estímulos constantemente: la presión que ejerce el líquido amniótico en cada centímetro de su cuerpo, la presión que aumenta durante las contracciones, la temperatura, etc. En el momento del nacimiento, los otros órganos de los sentidos aún no funcionan demasiado bien. Sin embargo, la piel, tan estimulada en la panza, se encuentra desnuda. Esto hace que el bebé se sienta solo, que necesite la contención y el calor de la madre para sobrevivir. Las hindúes, ya desde hace siglos utilizan la técnica de masaje shantala para alimentar la piel del bebé. Lo importante es utilizar el contacto para contener al bebé en la transición y adaptación al nuevo mundo y a través de este contacto, de esta contención, ir conociéndose, descrubriendose.

Es una vez que el bebé nació que comienza la verdadera tarea de ser padres. Conocerlo, saber qué es lo que le está pasando y qué necesita, muchas veces puede resultar abrumador. Siempre es importante confiar en el contacto. A través de una secuencia de toques al bebé que aprenden los padres, logran aumentar ese contacto; y a través de él, la confianza y el conocimiento mutuo. Además, aprender a tocar de una manera contenedora, sin invadir, es importante para que el niño tome confianza y enfrente este nuevo mundo desconocido, sintiendose acompañado.

 

 

Clases grupales e individuales de toque eutónico.

​     

KIM - Kinesiología para la Mujer

Palermo: Av. Las Heras 3451 2ºC

Tel.: 4801-0060

e-mail: kinesiomujer@gmail.com       

  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page