Pausa Compartida

Un tiempo de encuentro y reencuentro

Grupos de encuentro para disfrutar y conectarte con tu bebé a través del juego, la música, la voz, las caricias y las miradas; para compartir con otros que estén transitando la misma etapa.

Lic. Daniela Donschik,  Lic. Laura Moscovich

En momentos de grandes cambios y emociones queremos brindar un espacio, una pausa para detenernos, compartir, jugar, encontrarnos y reencontrarnos.

Proponemos entonces una pausa a la vorágine, al remolino intenso que conlleva el cambio de vida, un espacio para acompañar la relación vincular que involucra el desarrollo del pequeño y la nueva función materna en construcción, propiciando un tiempo de encuentro que invita a descubrir y redescubrir momentos lúdicos gratificantes y placenteros entre bebés y adultos.  Nos servimos para ello de diferentes instrumentos que despiertan y desarrollan la curiosidad, sensibilidad y creatividad como bailes, canciones, cuentos, masajes y más.

Asimismo  nos proponemos aportar un sitio de pertenencia para las familias que participen del grupo, donde tejer una red de sostén y contención, en el cual intercambiar, vivencias y emociones, donde sentirse acompañados en esta etapa.

El taller está dirigido a mamás, papás/ tíos/abuelos/cuidadores junto a sus bebés de 0 a 15 meses y consta de dos encuentros.

“transformarse en madre es un secreto de la infancia… es un asunto del inconsciente “ (Delassus)

La llegada de un bebé al mundo es todo un acontecimiento, una experiencia única y profunda que se vive de manera singular en cada miembro de la familia; sacude fuerte, viene a asignar nuevos roles y responsabilidades importantes, a desarmar rutinas previas y armar nuevas. También puede ocasionar sensaciones de extrañeza, desconcierto y soledad, transformando sobre todo en la madre, el sentimiento de identidad personal. No por ello deja de ser una etapa preciada que nos brinda la hermosa posibilidad de ser testigos y partícipes fundamentales en el desarrollo y crianza del bebé. Nos conduce al encuentro amoroso más puro, simple, e íntimo con el pequeño, así como también nos transpola al reencuentro con vínculos y placeres genuinos de nuestra propia y primera infancia.

“Un bebé no puede existir sólo sino que constituye

una parte esencial de una relación”  (D. winnicott)

 

A través de la mirada, la escucha, el vínculo íntimo y el contacto amoroso y continuado  con un otro significativo (como la madre) el bebé empieza a reconocer su cuerpo y encontrarse consigo mismo. Comienza poco a poco a entrar en el cultura, a explorar y relacionarse con el mundo que lo rodea; a producir algo propio, diferenciándose de los otros. Este descubrirse y descubrir al otro le permitirá crecer sano y fuerte para poder hacer frente a la vida.

 

“Porque  la madre se reconoce en el niño, él podrá reconocerse

y apropiarse de su cuerpo a través de ella”. (Esteban Levin)

En la panza de la madre, la piel del bebé está sumamente estimulada: la presión del líquido en contacto con cada centímetro de la misma, la contención que brinda el útero y  todas las estructuras maternas externas. Al salir al mundo, la piel se encuentra desnuda, despertando una sensación de soledad, miedo. La secuencia de toques al bebé le brinda al adulto la posibilidad de alimentarla, así como lo alimenta con la leche. De esta forma, su adaptación al afuera se hace más paulatina y placentera. Esto además incrementa el contacto con el otro, permitiendo que ambos se descubran y se conozcan. Así el bebé puede sentirse contenido, además de percibir su cuerpo (piel, articulaciones) y su capacidad de movimiento.

"Acariciar no es otra cosa que establecer un contacto humano, que el encuentro entre

uno y otro cuerpo se ha hecho afectividad, sentimiento, pasión, donación de sí. "(Elvira Porres)

 

El juego es esencial para facilitar, enriquecer el vínculo y hacer de esos momentos compartidos, verdaderos encuentros.  Además de ser uno de los grandes protagonistas en la vida de un niño, es través de las expresiones lúdicas que éste puede recrear sus posibilidades, disfrutes y fantasías.  Este “como si” que admite la adquisición y el desarrollo de capacidades intelectuales, motoras y afectivas, permite que el bebé  se pueda constituir como sujeto, “jugando”.

A su vez, la música abre la puerta al encuentro. Convoca a compartir a través del movimiento, de los sonidos, ritmos, danzas, melodías y canciones. Conduce a la emoción, expresión e improvisación. Permite hacer presente el cuerpo, despertarlo y reconocerlo; haciendo sentir en él la posibilidad de estar con otro y desplegar entonces el propio estar en el mundo. 

“El niño es una flor de papeles cubiertos de palabras” (Michelle Petit)

Antes de llegar al mundo, cada niño ya se encuentra entre palabras “ de olor a antiguo” que están ahí antes que él, el destino de las generaciones que lo han precedido así como los deseos  que lo han hecho nacer.

En los primeros tiempos de la vida humana, la madre o la persona que  brinda los cuidados maternos es quien le habla al niño.Y la palabra vale en primer lugar por sus modulaciones, su ritmo y su canto. En todas las culturas se aprende primero la música de la lengua, su prosodia, que no se enseña pero que se transmite. Entonces al pequeño le va a tocar encontrar su lugar en ese lenguaje, situarse en él, volverse sujeto.Es necesario que genere enigma y encanto para que surja el interés por entenderlo y aprenderlo.

“A diferencia de la vida biológica, orgánica, el cuerpo es una construcción que no nos es dada… se constituye en una insignia familiar y colectiva” “el cuerpo es en sus manifestaciones” (Calmels Daniel)

¡Los invitamos a compartir junto a sus bebés experiencias que nos brindan la maravillosa posibilidad de desear, crear, jugar, sorprendernos y sentir en el propio cuerpo la experiencia única y singular de estar vivos!

 “Un niño no espera: hay puntos de encuentro

entre una madre y su bebé que

sólo se dan en los primeros tiempos,” (Alicia Sabó)

Beneficios del masaje:

 . Fortalece y enriquece el vínculo entre padres e hijos

 . Favorece la relajación

. Mejora la calidad del sueño

 . Alivia las molestias ocasionadas por los cólicos, gases y estreñimiento

 . Fortalece el sistema muscular

KIM - Kinesiología para la Mujer

Palermo: Av. Las Heras 3451 2ºC

Tel.: 4801-0060

e-mail: kinesiomujer@gmail.com       

  • Instagram Social Icon
  • Wix Facebook page